Wade Davis: un explorador en el Hay Festival

Wade Davis en Jericó

Rubio y alto, con pinta de turista pero porte de explorador, Wade Davis es el encargado espiritual de abrir el  Hay Festival de Jericó. El director de Comfama se encarga de hacer los agradecimientos de rigor ante un auditorio mudo, pero cuando menciona su nombre se escuchan vítores. Davis presenta el Sendero de la anaconda en el parque del pueblo, una de las películas inspiradas en sus libros y viajes por el mundo, sobre una suerte de renacimiento cultural que atraviesan algunos pueblos indígenas de la llanura amazónica. Después de la proyección decenas de personas se le arriman: jericoanos, el alcalde, gomelos, escritores e intelectuales. Quieren conversar con él, tocarlo, tomarse una foto. Él sonríe, estrecha manos y posa para las fotos con solo un poco de incomodidad.

Texto: Simón Murillo Melo | Fotografía: Miguel Contreras Palacio

Vino al país por primera vez cuando estaba en la universidad, para seguir los pasos de su maestro, el legendario botánico Richard Evans Schultes. Las fotos de la época lo muestran como un hippie apuesto y de ojos despiertos. Esa vez estuvo unas semanas en la Sierra Nevada de Santa Marta, herborizando, conociendo a los koguis, decidiendo su vida.  Desde entonces ha hecho alpinismo en el Himalaya, investigado el vudú en Haití, recorrido la jungla de Borneo, el Amazonas y mucho, mucho más. En el 2018, Santos lo nombró ciudadano colombiano en una dorada ceremonia en el Palacio de Nariño.

Su presentación en el Teatro Santamaría es el evento más esperado del festival. El auditorio está a reventar y apenas sale a escenario, el público lo vuelve a vitorear.  Conversa con Xandra Uribe y Andrés Roldán. Cuando habla en español la presencia épica de Davis se diluye. Pero al público no le importa. Parte de su atractivo en Colombia es que les muestra a sus lectores locales como es el país que no conocen ni conocerán. El Amazonas,  el Sibundoy, la Orinoquía y el Chocó pueden ser tan exóticos para el lector medellinense o bogotano como para el parisino.

La conversación en el Santamaría es más cercana. Habla de sus viajes por el río Magdalena, parte de un proyecto que empezó como un libro del Grupo Argos. La cementera hace parte de una de las industrias más contaminantes del mundo y además tiene graves señalamientos en derechos humanos. Pero los que ven a Davis extáticos no se inmutan. Son todos idénticos: vestidos floreados, diseño de sonrisa y bótox discreto, patriarcas ojiazules que pisan duro.

Davis muestra algunas fotos y responde a los comentarios de sus entrevistadores. Habla un poco incómodo, otra vez, sobre el renacimiento que atraviesa Colombia. ¡No tiene equivalente en Latinoamérica! Xandra Uribe, por ejemplo, tuvo que irse del país de niña y ahora ella, junto con muchos otros colombianos brillantes, están regresando, dice Davis. Al lado del antropólogo y el ejecutivo cultural, Uribe parece brillar de alegría. El público, por supuesto, aplaude.

Más allá del Santamaría, la obsesión de Davis es la de una generación de científicos: la desaparición del mundo. Educados por los últimos que vieron ecosistemas imberbes, sus vidas ha transcurrido a la par de la extinción de cientos de lenguas ancestrales y culturas, junto a fauna y flora que nunca llegaremos a conocer. Ha escrito extensamente de la importancia de reconocer a los pueblos indígenas como seres humanos, de darles una independencia perdida por centurias de explotación. Como me dijo: “ellos no son frágiles. No son delicados o están destinados a desaparecer. Son sociedades dinámicas atrapadas en el medio de varias fuerzas: la modernidad, las intrusiones industriales, el marxismo-leninismo”.

En Jericó, Davis parece atrapado en medio de otras fuerzas. Sale de su conferencia a una entrevista y después a otra y después a otra. Entre ellas, le piden fotos, conversar, una firma. Esta bañado en sudor pero no parece importarle. “La gente siempre me pregunta, ¿cómo mantienes tu energía?” Davis en persona es intenso, inteligente y listo para hilar sus experiencias personales con un conocimiento enciclopédico de literatura, botánica, historia, ciencia. Su discurso es uno eminentemente moral, pero es imposible saber qué tanto resuene su código moral con un público ávido de experiencias, discusiones y pasiones, pero que abrumadoramente parecen ser parte de esas élites colombianas que tanto han… saqueado, profanado, robado, aniquilado, incendiado, exterminado, dinamitado, traicionado y un larguísimo etcétera que tanto Davis como el lector conocen.

“Mi padre solía decir que hay bien y mal. Toma tu elección. Pero no es el destino lo que importa. Es el camino”, dice Davis. Es un argumento que hace eco a lo que ha hecho toda una vida: viajar. Lo mejor de sus libros está ahí, cuando cuenta sin juicios las formas de vidas de pueblos ancestrales. La maravilla de ver un rostro nuevo y el milagro de escuchar una lengua moribunda: el horizonte ético de Davis es escuchar.

El último día del festival, Davis entrevista a Rosie Boycott, una periodista británica experta en la alimentación y sus consecuencias sociopolíticas. Lo hace en inglés y cuando Davis habla su idioma nativo, su inteligencia hiperactiva se vuelve tangencial. Ambos tienen una de las conversaciones más interesantes del festival hasta que a medio camino, Davis se lanza en una espectacular diagonal de casi 15 minutos sobre los vaqueros norteamericanos. ¿Sabía el público que la mayoría eran latinos, pequeños y hacían un trabajo pacífico? ¿Sabía el público que John Wayne odiaba a los caballos? ¿Sabía el público que lo entrevistaron una vez en Anderson Cooper 360, uno de los shows con más rating en Estados Unidos, para hablar del tema? ¿Sabía el público que él escribió un libro del tema?

La audiencia, por primera vez, parece incómoda con él. Boycott lo mira incrédula. Él se disculpa, por allá en el minuto 11, pero añade que el tema es importante. Cuando acaba, Boycott vuelve al tema con gracia. El mismo Davis que narra la creación del universo tairona con el respeto del que quiere creer, es incapaz de escuchar a la brillante periodista que tiene enfrente sin meter la cucharada. Al final, todos aplauden.

Uno de los escritores favoritos de Davis, Peter Matthiessen, dijo que el que crea poder cambiar el mundo está tan equivocado como es peligroso. Davis no puede evitar comentar al estadounidense: “Pero él también decía que tenemos una obligación como contadores de historias de ser testigos del mundo. Eso ha sido mi salvación.”  Mientras se alista para una entrevista más, se ve profundamente orgulloso de ser él, salvado casi. Grande, feliz, el rostro surcado de arrugas y los ojos un poco cansados; tiene 66 años ya. Pero a él probablemente no le importa.

Dos pueblos y un festival: el Hay vuelve a Jericó

Hay Festival Jericó 2020 Jacom La Revista

Hay-on-Wye es un pueblo galés de unos 1600 habitantes. Hay algunas casitas dormilonas, una vieja iglesia, las ruinas de un castillo, una oficina postal y unas dos docenas de librerías de viejo. Hace 32 años, una familia del pueblo montó un festival a punta de ganancias de juegos de póker en el jardín de un bar. En unos años se habían movido al colegio del pueblo. Hoy es probablemente el festival literario más importante del mundo.

Por: Simón Murillo Melo | Ilustraciones: Laura Ospina Montoya

Hay esta a un océano y un poco más de distancia de Jericó, Antioquia, pero este año será la segunda edición del festival en el pueblo antioqueño. “De los tres municipios patrimoniales del suroeste, solo Jericó no tenía un evento importante. Ahora Jericó tiene festival de ideas”, dice el escritor Juan Diego Mejía. Mejía ha ocupado una serie de cargos públicos y privados en el mundo de la cultura y ahora es el encargado del Hay Festival Jericó en Comfama. Después de un viaje en el 2018 a Hay, Mejía vio en Jericó a un pueblo que podía equiparar el sentido de pertenencia que vio en el pueblo galés.

Dentro de los criterios para escoger las ciudades que albergan el Hay, uno de los más importantes es tener una tradición literaria y cultural que pueda sostener el festival. Hay festivales en Arequipa, Segovia, Querétaro, hay uno en planeación para Abu Dhabi y algunas ediciones pasadas se han celebrado en Kerala, Beirut, las Maldivas. Jericó es la grecocaldense Atenas del suroeste que fue destruida y construida de nuevo por Manuel Mejía Vallejo y donde la cantaleta de otro Vallejo se alcanza a escuchar sobre los santísimos empedrados. Un pueblo tranquilo con una arquitectura colonial habitada por los locales, un buen nivel de vida en comparación con el resto del país, varios museos, un teatro precioso y una comunidad que ha sobrevivido los embates de 50 años de guerra.

Pero sobre el pueblo flota la construcción de la mina Quebradona por la multinacional sudáfricana AngloGold Ashanti. Nombrada por Greenpeace como una de las compañías más irresponsables del mundo, activistas locales presentaron al presidente Duque un documento de 40 razones para oponerse al proyecto, en donde argumentan una serie de razones sociales, ecológicas, políticas y económicas. La oposición en Jericó es casi total. Marchas, acciones populares, tutelas, la prohibición expresa del concejo municipal con la firma del alcalde.  A pesar de que todas —o casi todas— las instituciones democráticas del pueblo han demostrado su oposición, parece que van a perder: la compañía esta esperando la aprobación del último estudio ambiental para comenzar operaciones.

“Ahora se vende la idea de que llegará la prosperidad, pero si uno analiza cualquier pueblo minero de Colombia, se ve el daño que deja la minería”, me dijo Roberto Ojalvo, un jericoano que por muchos años ha sido una de las fuerzas fundamentales de la gestión cultural en el municipio y quien gerencia su museo insigne, el Maja (Museo de Antropología y Arte de Jericó). “El fundador del pueblo le preguntaba a la gente que llegaba que qué querían hacer en este pueblo y si decían ‘quiero ser minero’, les decía que siguieran pa abajo”, subraya Ojalvo.

Las regalías proyectadas no para el pueblo, sino para Antioquia del proyecto de Quebradona solo llegarían a los 22 millones de dólares anuales, según las cuentas de la AngloGold. En Hay-on-Wye la población es la sexta parte de la de Jericó, pero los ingresos anuales solo de cuenta del Hay Festival pasan los 30 millones de dólares. El alcalde de Jericó, David Toro, recalcó la importancia del Festival y de la promoción de la cultura en su municipio: “Hay nos llena de ilusiones y de expectativas, nos da confianza de lo que Jericó es y representa (…)”. Es fácil enumerar: en Jericó hay más de 300 jóvenes vinculados a procesos culturales de la alcaldía, el carriel que el estado colombiano le regaló al Papa vino de Jericó, en el Maja se hizo una exhibición de Warhol; Ojalvo recuerda con cariño a los estudiantes de bachillerato que hacen voluntariado cultural en el Maja después del colegio: “De pronto decirlo será una tropicalada, pero yo no he visto eso en ninguna parte del mundo”.

Esa cultura se perfila como una de las fuerzas económicas más notables del pueblo. En un país donde el pasado fue derruido por la emoción de la modernidad, Jericó se sabe una ciudad vieja. Ojalvo menciona el civismo de los jericoanos como una de las fuerzas del pueblo. Un civismo que no es otra cosa que el deseo y la posibilidad de participar de la vida pública local.

Los jericoanos vivos y muertos contribuyen a la imagen del municipio. Laura Montoya, la primera santa colombiana, ha reforzado el turismo religioso en Colombia. Después de muchos años gerenciando el maravilloso museo de la Universidad de Antioquia, Ojalvo volvió al municipio para trabajar gratuitamente en el Maja; Alonso Garcés, el galerista, se ha convertido en el gran mecenas del museo. El hijo del defensor de derechos humanos Héctor Abad Gómez, el escritor Héctor Abad Faciolince, recibió en el pasado Hay una flor del municipio tras anotar con bastante obviedad que Jericó no necesitaba flores de oro.

Cuando Ojalvo habla de la solidaridad recuerda que los festivales, la vida pública y la vida misma no son reducibles a la economía.  El beneficio más tangible del arte es poder conversar. El fundador y director del Hay, Peter Florence, lo pone en estos términos: “El Hay es una fiesta y una exploración de la escritura pero también una discusión política no partidista frente a ideas radicales y contrarias.” El ocio es una interfaz entre el mundo y los sueños. Construir parte de pensar, pensar de gozar; retar lo inevitable —una mina, por ejemplo—  parte de conversar.

En el pueblo galés, un descendiente de industriales del jabón pensó que las librerías de segunda eran una alternativa local de desarrollo: Richard Booth, quien después se autocoronó rey del pueblo (“Ricardo Corazón de libro”) y nombró a su caballo primer ministro. Booth, según su propio testimonio, heredó una fortuna, hizo dos y perdió cuatro. Mejía lo considera “algo corrido de la teja” pero demostró que hasta las ideas más absurdas, precisamente por absurdas, son capaces de ser mucho más útiles que la extracción insensible. Mejía escribe: “Es hora de que entendamos el desarrollo en un tiempo mayor al corto plazo. No creamos que el desarrollo es la generación de riquezas transitorias que aniquilan los sueños de las sociedades. Esta perspectiva solo la tendremos cuando reconozcamos nuestros anhelos colectivos, los aplazados, los desconocidos, los invisibilizados por el vértigo de lo que se ha llamado ‘progreso’”.

El Hay Festival Jericó se celebrará del 24 al 26 de enero.

 

 

2222