Wade Davis: un explorador en el Hay Festival

Wade Davis en Jericó

Rubio y alto, con pinta de turista pero porte de explorador, Wade Davis es el encargado espiritual de abrir el  Hay Festival de Jericó. El director de Comfama se encarga de hacer los agradecimientos de rigor ante un auditorio mudo, pero cuando menciona su nombre se escuchan vítores. Davis presenta el Sendero de la anaconda en el parque del pueblo, una de las películas inspiradas en sus libros y viajes por el mundo, sobre una suerte de renacimiento cultural que atraviesan algunos pueblos indígenas de la llanura amazónica. Después de la proyección decenas de personas se le arriman: jericoanos, el alcalde, gomelos, escritores e intelectuales. Quieren conversar con él, tocarlo, tomarse una foto. Él sonríe, estrecha manos y posa para las fotos con solo un poco de incomodidad.

Texto: Simón Murillo Melo | Fotografía: Miguel Contreras Palacio

Vino al país por primera vez cuando estaba en la universidad, para seguir los pasos de su maestro, el legendario botánico Richard Evans Schultes. Las fotos de la época lo muestran como un hippie apuesto y de ojos despiertos. Esa vez estuvo unas semanas en la Sierra Nevada de Santa Marta, herborizando, conociendo a los koguis, decidiendo su vida.  Desde entonces ha hecho alpinismo en el Himalaya, investigado el vudú en Haití, recorrido la jungla de Borneo, el Amazonas y mucho, mucho más. En el 2018, Santos lo nombró ciudadano colombiano en una dorada ceremonia en el Palacio de Nariño.

Su presentación en el Teatro Santamaría es el evento más esperado del festival. El auditorio está a reventar y apenas sale a escenario, el público lo vuelve a vitorear.  Conversa con Xandra Uribe y Andrés Roldán. Cuando habla en español la presencia épica de Davis se diluye. Pero al público no le importa. Parte de su atractivo en Colombia es que les muestra a sus lectores locales como es el país que no conocen ni conocerán. El Amazonas,  el Sibundoy, la Orinoquía y el Chocó pueden ser tan exóticos para el lector medellinense o bogotano como para el parisino.

La conversación en el Santamaría es más cercana. Habla de sus viajes por el río Magdalena, parte de un proyecto que empezó como un libro del Grupo Argos. La cementera hace parte de una de las industrias más contaminantes del mundo y además tiene graves señalamientos en derechos humanos. Pero los que ven a Davis extáticos no se inmutan. Son todos idénticos: vestidos floreados, diseño de sonrisa y bótox discreto, patriarcas ojiazules que pisan duro.

Davis muestra algunas fotos y responde a los comentarios de sus entrevistadores. Habla un poco incómodo, otra vez, sobre el renacimiento que atraviesa Colombia. ¡No tiene equivalente en Latinoamérica! Xandra Uribe, por ejemplo, tuvo que irse del país de niña y ahora ella, junto con muchos otros colombianos brillantes, están regresando, dice Davis. Al lado del antropólogo y el ejecutivo cultural, Uribe parece brillar de alegría. El público, por supuesto, aplaude.

Más allá del Santamaría, la obsesión de Davis es la de una generación de científicos: la desaparición del mundo. Educados por los últimos que vieron ecosistemas imberbes, sus vidas ha transcurrido a la par de la extinción de cientos de lenguas ancestrales y culturas, junto a fauna y flora que nunca llegaremos a conocer. Ha escrito extensamente de la importancia de reconocer a los pueblos indígenas como seres humanos, de darles una independencia perdida por centurias de explotación. Como me dijo: “ellos no son frágiles. No son delicados o están destinados a desaparecer. Son sociedades dinámicas atrapadas en el medio de varias fuerzas: la modernidad, las intrusiones industriales, el marxismo-leninismo”.

En Jericó, Davis parece atrapado en medio de otras fuerzas. Sale de su conferencia a una entrevista y después a otra y después a otra. Entre ellas, le piden fotos, conversar, una firma. Esta bañado en sudor pero no parece importarle. “La gente siempre me pregunta, ¿cómo mantienes tu energía?” Davis en persona es intenso, inteligente y listo para hilar sus experiencias personales con un conocimiento enciclopédico de literatura, botánica, historia, ciencia. Su discurso es uno eminentemente moral, pero es imposible saber qué tanto resuene su código moral con un público ávido de experiencias, discusiones y pasiones, pero que abrumadoramente parecen ser parte de esas élites colombianas que tanto han… saqueado, profanado, robado, aniquilado, incendiado, exterminado, dinamitado, traicionado y un larguísimo etcétera que tanto Davis como el lector conocen.

“Mi padre solía decir que hay bien y mal. Toma tu elección. Pero no es el destino lo que importa. Es el camino”, dice Davis. Es un argumento que hace eco a lo que ha hecho toda una vida: viajar. Lo mejor de sus libros está ahí, cuando cuenta sin juicios las formas de vidas de pueblos ancestrales. La maravilla de ver un rostro nuevo y el milagro de escuchar una lengua moribunda: el horizonte ético de Davis es escuchar.

El último día del festival, Davis entrevista a Rosie Boycott, una periodista británica experta en la alimentación y sus consecuencias sociopolíticas. Lo hace en inglés y cuando Davis habla su idioma nativo, su inteligencia hiperactiva se vuelve tangencial. Ambos tienen una de las conversaciones más interesantes del festival hasta que a medio camino, Davis se lanza en una espectacular diagonal de casi 15 minutos sobre los vaqueros norteamericanos. ¿Sabía el público que la mayoría eran latinos, pequeños y hacían un trabajo pacífico? ¿Sabía el público que John Wayne odiaba a los caballos? ¿Sabía el público que lo entrevistaron una vez en Anderson Cooper 360, uno de los shows con más rating en Estados Unidos, para hablar del tema? ¿Sabía el público que él escribió un libro del tema?

La audiencia, por primera vez, parece incómoda con él. Boycott lo mira incrédula. Él se disculpa, por allá en el minuto 11, pero añade que el tema es importante. Cuando acaba, Boycott vuelve al tema con gracia. El mismo Davis que narra la creación del universo tairona con el respeto del que quiere creer, es incapaz de escuchar a la brillante periodista que tiene enfrente sin meter la cucharada. Al final, todos aplauden.

Uno de los escritores favoritos de Davis, Peter Matthiessen, dijo que el que crea poder cambiar el mundo está tan equivocado como es peligroso. Davis no puede evitar comentar al estadounidense: “Pero él también decía que tenemos una obligación como contadores de historias de ser testigos del mundo. Eso ha sido mi salvación.”  Mientras se alista para una entrevista más, se ve profundamente orgulloso de ser él, salvado casi. Grande, feliz, el rostro surcado de arrugas y los ojos un poco cansados; tiene 66 años ya. Pero a él probablemente no le importa.

Dos pueblos y un festival: el Hay vuelve a Jericó

Hay Festival Jericó 2020 Jacom La Revista

Hay-on-Wye es un pueblo galés de unos 1600 habitantes. Hay algunas casitas dormilonas, una vieja iglesia, las ruinas de un castillo, una oficina postal y unas dos docenas de librerías de viejo. Hace 32 años, una familia del pueblo montó un festival a punta de ganancias de juegos de póker en el jardín de un bar. En unos años se habían movido al colegio del pueblo. Hoy es probablemente el festival literario más importante del mundo.

Por: Simón Murillo Melo | Ilustraciones: Laura Ospina Montoya

Hay esta a un océano y un poco más de distancia de Jericó, Antioquia, pero este año será la segunda edición del festival en el pueblo antioqueño. “De los tres municipios patrimoniales del suroeste, solo Jericó no tenía un evento importante. Ahora Jericó tiene festival de ideas”, dice el escritor Juan Diego Mejía. Mejía ha ocupado una serie de cargos públicos y privados en el mundo de la cultura y ahora es el encargado del Hay Festival Jericó en Comfama. Después de un viaje en el 2018 a Hay, Mejía vio en Jericó a un pueblo que podía equiparar el sentido de pertenencia que vio en el pueblo galés.

Dentro de los criterios para escoger las ciudades que albergan el Hay, uno de los más importantes es tener una tradición literaria y cultural que pueda sostener el festival. Hay festivales en Arequipa, Segovia, Querétaro, hay uno en planeación para Abu Dhabi y algunas ediciones pasadas se han celebrado en Kerala, Beirut, las Maldivas. Jericó es la grecocaldense Atenas del suroeste que fue destruida y construida de nuevo por Manuel Mejía Vallejo y donde la cantaleta de otro Vallejo se alcanza a escuchar sobre los santísimos empedrados. Un pueblo tranquilo con una arquitectura colonial habitada por los locales, un buen nivel de vida en comparación con el resto del país, varios museos, un teatro precioso y una comunidad que ha sobrevivido los embates de 50 años de guerra.

Pero sobre el pueblo flota la construcción de la mina Quebradona por la multinacional sudáfricana AngloGold Ashanti. Nombrada por Greenpeace como una de las compañías más irresponsables del mundo, activistas locales presentaron al presidente Duque un documento de 40 razones para oponerse al proyecto, en donde argumentan una serie de razones sociales, ecológicas, políticas y económicas. La oposición en Jericó es casi total. Marchas, acciones populares, tutelas, la prohibición expresa del concejo municipal con la firma del alcalde.  A pesar de que todas —o casi todas— las instituciones democráticas del pueblo han demostrado su oposición, parece que van a perder: la compañía esta esperando la aprobación del último estudio ambiental para comenzar operaciones.

“Ahora se vende la idea de que llegará la prosperidad, pero si uno analiza cualquier pueblo minero de Colombia, se ve el daño que deja la minería”, me dijo Roberto Ojalvo, un jericoano que por muchos años ha sido una de las fuerzas fundamentales de la gestión cultural en el municipio y quien gerencia su museo insigne, el Maja (Museo de Antropología y Arte de Jericó). “El fundador del pueblo le preguntaba a la gente que llegaba que qué querían hacer en este pueblo y si decían ‘quiero ser minero’, les decía que siguieran pa abajo”, subraya Ojalvo.

Las regalías proyectadas no para el pueblo, sino para Antioquia del proyecto de Quebradona solo llegarían a los 22 millones de dólares anuales, según las cuentas de la AngloGold. En Hay-on-Wye la población es la sexta parte de la de Jericó, pero los ingresos anuales solo de cuenta del Hay Festival pasan los 30 millones de dólares. El alcalde de Jericó, David Toro, recalcó la importancia del Festival y de la promoción de la cultura en su municipio: “Hay nos llena de ilusiones y de expectativas, nos da confianza de lo que Jericó es y representa (…)”. Es fácil enumerar: en Jericó hay más de 300 jóvenes vinculados a procesos culturales de la alcaldía, el carriel que el estado colombiano le regaló al Papa vino de Jericó, en el Maja se hizo una exhibición de Warhol; Ojalvo recuerda con cariño a los estudiantes de bachillerato que hacen voluntariado cultural en el Maja después del colegio: “De pronto decirlo será una tropicalada, pero yo no he visto eso en ninguna parte del mundo”.

Esa cultura se perfila como una de las fuerzas económicas más notables del pueblo. En un país donde el pasado fue derruido por la emoción de la modernidad, Jericó se sabe una ciudad vieja. Ojalvo menciona el civismo de los jericoanos como una de las fuerzas del pueblo. Un civismo que no es otra cosa que el deseo y la posibilidad de participar de la vida pública local.

Los jericoanos vivos y muertos contribuyen a la imagen del municipio. Laura Montoya, la primera santa colombiana, ha reforzado el turismo religioso en Colombia. Después de muchos años gerenciando el maravilloso museo de la Universidad de Antioquia, Ojalvo volvió al municipio para trabajar gratuitamente en el Maja; Alonso Garcés, el galerista, se ha convertido en el gran mecenas del museo. El hijo del defensor de derechos humanos Héctor Abad Gómez, el escritor Héctor Abad Faciolince, recibió en el pasado Hay una flor del municipio tras anotar con bastante obviedad que Jericó no necesitaba flores de oro.

Cuando Ojalvo habla de la solidaridad recuerda que los festivales, la vida pública y la vida misma no son reducibles a la economía.  El beneficio más tangible del arte es poder conversar. El fundador y director del Hay, Peter Florence, lo pone en estos términos: “El Hay es una fiesta y una exploración de la escritura pero también una discusión política no partidista frente a ideas radicales y contrarias.” El ocio es una interfaz entre el mundo y los sueños. Construir parte de pensar, pensar de gozar; retar lo inevitable —una mina, por ejemplo—  parte de conversar.

En el pueblo galés, un descendiente de industriales del jabón pensó que las librerías de segunda eran una alternativa local de desarrollo: Richard Booth, quien después se autocoronó rey del pueblo (“Ricardo Corazón de libro”) y nombró a su caballo primer ministro. Booth, según su propio testimonio, heredó una fortuna, hizo dos y perdió cuatro. Mejía lo considera “algo corrido de la teja” pero demostró que hasta las ideas más absurdas, precisamente por absurdas, son capaces de ser mucho más útiles que la extracción insensible. Mejía escribe: “Es hora de que entendamos el desarrollo en un tiempo mayor al corto plazo. No creamos que el desarrollo es la generación de riquezas transitorias que aniquilan los sueños de las sociedades. Esta perspectiva solo la tendremos cuando reconozcamos nuestros anhelos colectivos, los aplazados, los desconocidos, los invisibilizados por el vértigo de lo que se ha llamado ‘progreso’”.

El Hay Festival Jericó se celebrará del 24 al 26 de enero.

 

 

El museo Maja de Jericó y Jacom La Revista se unen para narrar la cultura

Museo Maja Maja

En el marco de la inauguración del nuevo ciclo de exposiciones del museo Maja de Jericó se dio un anuncio que nos llena de alegría: nuestra revista será el medio de comunicación de uno de los museos más importantes, dinámicos y acogedores del suroeste de Antioquia. 

Artistas de amplio y corto recorrido y que han llegado desde otros países o desde la vuelta de la esquina del museo a exponer en el Maja —Museo de arte y antropología de Jericó, Antioquia— lo han hecho con la certeza de estar en un lugar en el que florecen las artes, la conversación cultural y la diversidad.

Serigrafías de Andy Warhol, dibujos de Luis Caballero, pinturas de Beatriz González, grabados de David Manzur, pesebres de la comunidad jericoana, libretas de dibujantes, fotografías de aficionados y profesionales, collages políticos, esculturas de Tachuela, de talladores locales y de escultores anónimos, un programa radial, presentaciones de la Comunidad Guitarrística de Antioquia, conciertos de cantautores de municipio, conversaciones sobre literatura, cine y biodiversidad y todo un universo que se renueva cada dos meses componen esa memoria cultural amplísima y plural que queremos contar. 

 

Por eso, «con el interés de fortalecer la circulación y difusión de información cultural del municipio de Jericó, Jacom La Revista y el museo Maja se unen para nutrir la difusión y divulgación de eventos, exposiciones y demás expresiones artísticas que se gestan alrededor de la programación del museo Maja y su filiales. Esto se da gracias a una visión conjunta sobre la apropiación cultural y turística que busca realizar una sensibilización más amplia del territorio a partir de sus manifestaciones artísticas».

Con esta mirada, nuestra revista quiere narrar las historias que transitan por un lugar que es resguardo y potenciador de expresiones vitales, que es casa de artistas y de la creación misma, que es paso de viajeros y andariegos y que es, en definitiva, un espacio para el aprendizaje. 

Click aquí para ver y leer otras historias sobre el museo Maja de Jericó

 

Inicia el 4 Festival de cine de Jardín | «Sobrevivir a través de los pequeños pactos de todos los días ha sido nuestro gran patrimonio»: Víctor Gaviria

Jardín Jacom La Revista Estefanía Giraldo

Jardín es toda una paleta de colores donde fachadas y flores compiten por el prestigio de la contemplación en uno de los municipios más bellos del suroeste de Antioquia. Allí, arquitectura, objetos, artefactos, archivos y experiencias culturales son testigos del paso del tiempo, son patrimonio, así como el cine.    

Chucu-chucu, máquinas de visión, cine mudo colombiano, patrimonios rebeldes, y rock tropical hacen parte de las palabras y conceptos que componen la programación del 4 Festival de cine de Jardín. 

Por eso, a propósito de la reinauguración del Teatro Municipal, uno de los recintos culturales más importantes del pueblo, esta cuarta edición del Festival de cine de Jardín trae como tema central Cine y patrimonio: maneras de encontrarnos como una forma de entrar «a ese patrimonio sagrado que es la vida cotidiana del país antes de abismarse en esa modalidad de guerra fría que nos tocó: un conflicto de sesenta años cuyas causas continúan ahí, y no sabemos qué forma tomará en el futuro», según las palabras del cineasta colombiano y director del Festival, Víctor Gaviria. 

Y es que el hilo conductor de estos festivales ha sido justamente una apuesta por conversar sobre los escenarios pasados y posibles que han rodeado la historia de una sociedad en conflicto como la nuestra: posconflicto, tierra y democracia. Es así como este evento ha propuesto no solo una conversación que es vital sino que integra actores académicos, culturales, creativos y comunitarios para recrear, cada año, un escenario diverso. 

Jardín, Antioquia. Jacom La Revista. Estefanía Giraldo Baena
Foto: Estefanía Giraldo Baena.

En el evento de inauguración se proyectará Simón el Mago (1992), una miniserie restaurada de cuatro capítulos dirigida por Víctor Gaviria y basada en la obra homónima de Tomás Carrasquilla, Esta apertura contará además con la participación de Pala, cantautor colombiano. 

Invitados como Lisandro Duque, Pablo Mora y Gloria Triana harán parte de la programación académica del festival y actores como Humberto Dorado, Vicky Hernández y Manolo Cruz participarán en el encuentro de actores con el público.

La muestra central contará con proyecciones de películas como ¡Lumière! Comienza la aventura (Thierry Frémaux, 2016), El arca rusa (Aleksandr Sokúrov,2002) y 66 Kinos (Philipp Hartmann, 2016), entre otras. Por otra parte, la muestras alternas tendrán programación de video experimental, animación, documental y trabajos universitarios. La muestra Patrimonio cinematográfico colombiano tendrá más de diez proyecciones de filmes restaurados. Finalmente, la Muestra Nacional de Cortos Caleidoscopio proyectará 20 cortometrajes cuya premiación contará posteriormente con el concierto de Afrosound Vuelve!!!

Programación Festival de cine de Jardín

Fotografías de Estefanía Giraldo Baena.

Plantas, rocas y huesos leves en la obra de María Cecilia Botero Merino

Maria Cecilia Botero Merino. Fotografía: David Estrada Larrañeta.

La obra de la artista plástica María Cecilia Botero Merino materializa la levedad de elementos del mundo natural y nos habla de un paso por los tejidos de la vida y la muerte. Maya. Deidad que gobierna el sueño de la realidad. Ilusión del mundo y de la materia estará hasta el 26 de mayo de 2019 en el salón principal del Museo Maja de Jericó, Antioquia.

Por Laura Ospina Montoya
Fotografías: David Estrada Larrañeta

Al fondo de una gran sala de exposición de paredes rojas se ve lo que parece un papel tapiz y, en en las inmediaciones, una serie de partículas flotantes difíciles de enfocar. Desde la entrada se percibe la necesidad de ir a buscar la obra en silencio. Una vez se está cerca, hilos, plantas, ramas, rocas y huesos, pequeños todos, provocan una inmersión en el espacio que solo admite precisión en la mirada.

Esta obra se asemeja al instante de una detonación orgánica en el que cientos de pequeñas piezas quedaron suspendidas en el aire. Puede pensarse entonces en un bosque fragmentado y aéreo que aborda un ciclo vital hilado con detalle extremo. Por eso el espectador percibe necesariamente un gesto obsesivo en el acto de anudar, trazar, suspender. «Cuando estaba en mi taller y estaba haciendo las redes con las las piedras, me sorprendí que creando una estructura tan aérea, esta se convirtiera en un muro, en algo pesado. Se iba conformando la materia. Tengo la sensación de que la obra es una desmaterialización, como un estado anterior a la existencia, un antes de la materia», dice María Cecilia.

Durante diez días, esta artista preparó la sala en compañía de un equipo de seis mujeres y cuatro hombres que tejieron en la sala y fueron partícipes de la elaboración de esta gran malla. Durante más de un año, María Cecilia preparó el material con la meticulosidad de una taxónoma para guardar las plantas, las ramas, hacer más de mil ilustraciones botánicas, elegir las rocas y limpiar huesos de peces y de una zarigüeya.

Maria Cecilia Botero Merino. Fotografía: David Estrada Larrañeta.
Maria Cecilia Botero Merino y sus ayudantes. Fotografía: David Estrada Larrañeta.

«Con mi obra me gusta sorprender, sobre todo con las cosas que están en el cotidiano; vas caminando por la vida, súper rápido y de pronto el arte hace que vos digás: ay, un momentico. Parás, observás, das otra mirada. Entonces mi llamado es a que se mire el mundo desde otro lugar», concluye Maria Cecilia.

Maria Cecilia Botero Merino. Fotografía: David Estrada Larrañeta.
Maria Cecilia Botero Merino. Fotografía: David Estrada Larrañeta.

 

Homo Logo Ludens se expondrá en el Maja

Alfredo Luis Velásquez Elorza

Una serie de 18 obras de collage del artista Luis Vásquez Elorza se expondrá en el Museo MAJA desde el mes de abril. Otros cuatro artistas también inaugurarán la muestra general con pintura, fotografía, instalación y cerámica.

Artefactos, máquinas e invenciones humanas hechas a partir de libros; recortes de personajes de obras del arte bizantino y pinturas de flores tomadas de estampados textiles, componen una serie de 18 piezas del artista Luis Vásquez Elorza las cuales  estarán disponibles al público en el Museo de Antropología y Arte de Jericó —Maja— entre el 6 de abril y el 26 de mayo de 2019.

Luis Vásquez Elorza es maestro en Artes Plásticas de la Universidad de Antioquia. Su obra es fundamentalmente política y social y el uso que hace de los materiales y de las técnicas, mixtas en su mayoría, evidencian una búsqueda constante de mensajes potentes. En particular, esta serie de collage, iniciada en el 2016, propicia reflexiones en torno al uso de la tecnología, el conocimiento y su ética. Homo Logo Ludens quiere decir El hombre que juega con el conocimiento. Según su autor, “una condición que caracteriza a los individuos de nuestra especie, quienes autoproclamados en la cúspide de la cadena trófica y custodios de una vasta herencia de saberes y conocimientos, sigue esclavo a los más básicos y egoístas impulsos a la hora de ser consciente de  su actuar en el contexto colectivo”.

Estas creaciones exploran entonces, a través de un contraste sutil entre materiales y conceptos, la idea de una humanidad que a pesar de la capacidad creativa la cual le ha permitido desarrollar medios, herramientas y procesos para conocer e ir más allá de sus sentidos, pareciera estancarse en impulsos más viscerales: el egoísmo, la banalidad y la avaricia.

De esta manera, explica el artista, y amparado en discursos creados en otros tiempos y poco actualizados a la presente realidad social y natural, en instituciones, corporaciones y líderes quienes abanderan sus acciones en defensa de intereses que benefician a un grupo cada vez más pequeño de la colectividad, revela una serie de efectos contrarios que a la larga puedan acarrear en el más amplio sentido de la vida.

Es así como Vásquez Elorza aborda los discursos políticos actuales pero desde las paradojas: la “búsqueda” de la paz a través de la violencia, una “democracia” monopolizada y perseguidora de la diversidad de pensamiento, la promoción de la idea del eterno crecimiento económico en un planeta con recursos limitados.

La actualidad y los hechos que nos rodean, culturales y naturales, son el insumo que este artista tiene para plasmar su  comprensión del momento histórico que afrontamos como habitantes de este planeta. “Ser conscientes de ello puede significar la diferencia entre la construcción de una existencia equitativa y justa, acorde y consecuente con el autoproclamado lugar que ocupa nuestra especie en la cadena de la vida” concluye.

Esta obra fue ganadora de Estímulos a la creación en 2016 del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia. Además ha sido expuesta en laFundación Diego Echavarría Misas de Itagüí en el 2016, en el Parque Biblioteca Fernando Botero de San Cristóbal, Medellín en 2017; y en el Museo Universitario Universidad de Antioquia —MUUA— en 2018.

Bomarzo, una casa que congrega arte, cultura e historia

Bomarzo Jericó

Bomarzo es un centro cultural y de circulación de arte que llegó a Jericó por casualidad, pero que sin saberse era esperado por años. Este lugar espera convertirse en el epicentro del arte en el Suroeste antioqueño y salvar la historia que conservaba una casa vieja de Jericó, La Casa de la Joven.

Por Juliana Palacio
Ilustración: Laura Ospina Montoya

Bomarzo es un espacio que, apoyado en una convicción de mecenazgo, se convirtió en un refugio que busca acoger y congregar artistas que vean en un mismo lugar: un hogar, un taller y una galería. De este modo, las instalaciones se dividen en dos plantas: en la planta alta encontramos 35 salones, de los cuales unos se prestan para ser dormitorios de los artistas y otros, sus talleres.  Ellos no deben pagar por hacer uso de estas instalaciones. ¿Cómo se financia entonces Bomarzo? En la planta baja del centro cultural se encuentra toda la actividad comercial que hace posible el sueño que hace un año y medio empieza a hacerse realidad para Fernando Fernández, artista que da vida a Bomarzo. Así, en en el primer piso encontramos una librería de libros usados que son prestados dentro de las instalaciones, pero que también se encuentran a la venta; además, hay un espacio de cine arte, una galería donde todas las obras están a la venta—, un café, una dulcería, un bar, entre otros puntos comerciales que además de financiar el proyecto rescatan también la cultura alrededor de la cocina, el café y la dulcería que caracteriza el pueblo jericoano.

Además de ser hogar de artistas y lugar de divulgación del arte, Bomarzo es un centro cultural en todo el sentido de la palabra. Los artistas que allí se congregan asumen un papel social y educativo con la comunidad jericoana, pues dando uso a las instalaciones de Bomarzo, orientan talleres artísticos y formativos que apuestan a la potencialización del espíritu artístico de los jericoanos. Su apertura al público y al aprendizaje hace que Bomarzo se convierta en el centro cultural más importante de Jericó con extensión hacia el Suroeste de Antioquia.

Bomarzo Jericó
Bomarzo Jericó, Antioquia. Foto: Carolina Sánchez.

Dentro de las proyecciones que tiene Fernando Fernández se encuentra la posibilidad de crear alianzas con diferentes entidades, para así poder en un momento dar un apoyo salarial a los artistas alojados en Bomarzo. También espera poder brindar diferentes clases gratuitas a la comunidad jericoana orientadas por los residentes del centro, para que así, compartan con la municipalidad sus conocimientos artísticos.

¿Cómo llega Bomarzo a Jericó?

Fernando Fernández, un artista oriundo del municipio de Fredonia, Antioquia, cuenta que “andaba con su trapito tocando puertas”, pero mientras alcanzaba más éxitos no dejaba de ser consciente que varios de sus colegas, también talentosos, no habían contado con la misma suerte. Por esto decidió inaugurar la galería Arte Latino en la ciudad de Medellín. Esta buscaba recibir los cuadros de sus colegas y darlos a conocer, siendo así un apoyo para el posicionamiento de nuevos artistas. Con el paso del tiempo abrió también la Galería Cibeles y posteriormente Mundo arte | Galería.

Mientras tanto, en Jericó, Antioquia, un municipio ubicado a tres horas en carretera de Medellín, pese a ser patrimonio arquitectónico de la nación y ser la casa y cuna de la Santa Madre Laura, estaba a punto de perder una de sus instalaciones más emblemáticas: La Casa de la Joven, que con el paso del tiempo y sin que alguien limpiara el polvo y reparara las grietas, estaba determinada a un futuro nefasto pues no se contaban con los recursos para reconstruirla. Esta casa, que cuenta tantas historias jericoanas y que recibió con calor a las mujeres campesinas que querían estudiar en el pueblo y luego recibió cientos de niños y jóvenes para acompañarles en diferentes actividades culturales y formativas, estaba destinada a ser en el peor de los casos un terreno gris y baldío, un parqueadero.

Desde Medellín, el espíritu mecenas de Fernando Fernández no para y se incrementa cuando, inspirado en el libro Bomarzo del Argentino Manuel Mujica, se plantea un proyecto que parece ser ambicioso: instaurar un Bomarzo que, como en el relato pero a pequeña escala, sirva de hogar, taller, y galería para diferentes artistas del país que necesitan apoyo para posicionarse como él lo hizo en su momento, pero que a su vez sea una espacio de promoción cultural.

 

Editorial

Como todo pueblo con herencia española, la fundación se inicia en una plaza central con la obligatoria custodiada de un templo; no es la excepción para Jericó, cuya iglesia principal se engalana con el nombre de catedral y es quizás lo que el viajero identifica primero desde que a lo lejos divisa este pueblo de historias, de cultura y de una sin igual belleza que te enamora inmediatamente.

Fue el amor que genera este pueblo de sonidos, olores, sabores e historias, el que permitió pensar que era necesario partir desde allí llevando toda esta riqueza para mostrar en una revista digital el tesoro que en Jericó se esconde y que ha permitido llamarla la Atenas del suroeste.

Era necesario partir de esas calles adornadas con casas bucólicas que fanfarronean con hermosos colores y se enorgullecen porque algunas muy altaneras cuentan historias de más de 160 años y siguen ahí esperando a lo mejor contarte una historia y seguir pensando que al tiempo se le hizo tarde pasar por sus calles.

Con esa magia nace Jacom La Revista, pensando en mostrar, enaltecer, promocionar, destacar, premiar y promover a nivel nacional e internacional la cultura que no solamente de santos es fecunda esta tierra sino también que santos son sus sabores guardados en la memoria cuando se recuerda la danza de una Luisa en el paladar.

Para Jacom La Revista es muy importante descubrir, investigar y demostrar que lo que para muchos es normal para el resto del mundo es un tesoro invaluable de cultura. Para Jacom La Revista es de crucial importancia fomentar el cultivo de las letras, del arte fotográfico, del dibujo y de la ciencia comunicativa que permite mostrar a un mundo lejano la existencia de un nido de amores que se hace realidad cuando lo visitan.

Jacom La Revista es una publicación digital, es un medio de promoción y comunicación, es una marca que se establece para asegurar identidad, para generar conocimiento, para lucir, para engalanar, pero lo más importante para rendir homenaje perenne a esta región que se encapricha en ser una de las más hermosas de Colombia.

En nuestro lanzamiento rendimos un homenaje a la poetisa doña Oliva Sossa de Jaramillo, a la dama de los versos que fabricaron sonetos, a la mujer que fue leída por aquel que hoy es lumbrera de la patria Don Jorge Robledo Ortiz, a la mujer que antes que naciera Jacom La Revista, sabíamos que su vida poética seria nuestro principal artículo.

Con Oliva Sossa de Jaramillo engalanando nuestro lanzamiento les presentamos este primer parto que da vida a todas estas páginas en nuestra web que solo buscan la aprobación de ustedes nuestros lectores y el reconocimiento inicial de nuestra marca.

Gracias Colombia por haber parido a Jericó y gracias a usted querido lector por su aprobación.

Los “misterios” de los pájaros y los cuentos de “los antiguas” en Jericó

En Jericó, Suroeste antioqueño, abundan las aves: pequeñas, grandes, de mil colores. Y a su alrededor, las historias. Bienvenidos a un viaje alado donde los augurios de muerte y los presagios de libertad vienen en clave de pájaro. Un vuelo por el universo de las creencias y la tradición oral.

Laura Ospina Montoya

 

 

Alejandro Ruiz Osorio

El Parque Natural Las Nubes, en Jericó, es una zona de reserva ecológica ubicada aproximadamente a 2.250 m.s.n.m. que aún conserva buena parte de la biodiversidad local no solo de aves, sino de primates. Por mucho tiempo aquel escenario natural fue un lugar de asiduas jornadas de cacería, pero también de amables historias entre hombres y animales. Sus detalles todavía se encuentran vivos en la memoria de muchos.

“Pajareros” y campesinos refieren agüeros y “misterios” en los que creían “los antiguas” y que han sido transmitidos de generación en generación, a través de la oralidad. Y aunque el escepticismo se apodera de estos tiempos, todavía se cuentan relatos donde el avistamiento o los cantos de tal o cual pájaro ha sido muy “efectivo” para entender y afrontar acontecimientos cotidianos de la existencia humana.

En este grupo de aves que vaticinan o anuncian eventos futuros, por lo general de corte fatal, encabezando la lista se encuentra la Tórtola castaña (Columbina tapalcoti), también llamada “Palomita Colorada”, “Torcacita Colorada” y “Tortolita Rojiza”. Mide de 15 a 17 cm, habita en las selvas tropicales de tierras bajas y de montañas, en las selvas de galería, en las sabanas donde hay algunos árboles, en los llanos, en regiones semiáridas donde hay arbustos, en los terrenos de cultivo y en zonas urbanas. Es muy común en diversos ambientes urbanos y rurales de Colombia; su distribución se extiende desde México hasta Argentina y en Trinidad y Tobago.

Cuenta José Leonardo González, de la vereda Castalia, que el agüero más común que se le atribuye en la zona a esta tortolita es que cuando canta “Se fue, se fue, se fue” algo trágico va a acontecer. Ello sucedió, por ejemplo, hace 10 años, cuando falleció su hermana Aurora González, de 62 años, en Medellín. El día antes, durante toda la jornada, una de estas palomitas le avisó con su ‘estribillo’ sonoro que alguien iba a morir. “Eso es preciso”, así fue como al mediodía lo llamaron de la ciudad a contarle la infausta noticia.

En esta misma línea de corte fatal, se encuentra el Trespiés (Tapera naevia), también conocido como el crespín, crispín o cuco rayado. Es una especie propia de Centro y Suramérica, cuco de color café, de unos 28 cm, buche blanco y cola larga. “Es saraviadito, copetón y tiene tres paticas, por eso se llama así”, dice Luis Arcadio Molina, un campesino de 64 años dedicado a la producción de carbón vegetal. Además de bello, el pajarito “es misterioso” porque un día, hace 30 años, empezó a cantar a la una de la mañana en la barranca, hasta que, tres horas más tarde, murió su suegro Miguel Ángel Palacio.

Pero así como anuncia la muerte, este pájaro Trespiés previene a los cazadores y caminantes de las selvas o las montañas del peligro que representan algunos animales silvestres. Como lo confirma uno de los pajareros más experimentados de Jericó, Martín Emilio Gutiérrez, de 83 años, este pájaro “siempre anuncia los problemas. Siempre se para en los árboles con un pie alzado. Él ahí es donde está observando y da el canto”, que es “‘Trespiés, trespiés’. Ese es el canto de él”.

 

Previsoras alertas

De los peligros del monte, el búho rayado (Pseudoscops clamator) también previene. Este ‘lechuzón orejudo’ es una especie de búho de tamaño mediano con largas plumas que parecen pelos en su cabeza, aparenta unas orejas y un disco facial amarronado-blanco con un borde negro. Su pico es negro, y ojos de color canela, alas redondeadas más cortas que las que poseen muchos de sus parientes. Su dorso es de color canela con tonalidades negras y gruesas barras. Su zona ventral es de color pálido con rayas. Se encuentra en varios tipos de hábitat: bosques, zonas anegadizas, pastizales, campos y bosques húmedos tropicales. Vive en Suramérica y partes de América Central.

Este búho rayado “es ojizarco, como con orejitas de gato y cabeza plancha. Siempre vive encogidito, quieto en los árboles”. De él también se podría decir que mide unos 36 cm, con pico agudo, como todo buen cazador, y de hábitos nocturnos. Su coloración más bien negruzca le permite capturar de forma más fácil a sus presas, entre las cuales se destacan roedores, pichones, reptiles y pequeños artrópodos. Roberto, un amigo de Martín Emilio, que vivía en Tarso, hace 15 años estaba en el Parque Natural Las Nubes cuando uno de aquellos búhos le avisó que había una “pantera” muy adelante esperando y se tuvo que devolver. En ese tiempo todavía había mucha “fiera” en “esa selva”, pero con los años “ya se fueron derrotando”. Este solo lo hace para anunciar  al hombre la inminencia de algún peligro cercano. Y este no es el único “misterio” que tiene el ‘lechuzón orejudo’, ya que cuando canta en invierno es porque va a hacer verano.

Según Martín Emilio, esta ave es confundida a menudo con el Currucutú (Megascops choliba), que es más pequeño y, a diferencia del anterior, canta toda la noche “currucutuuú, currucutuuú”. Este pequeño habitante de la noche es de plumaje saraviado y tiene “orejitas”. Posee, además, la facultad de contestarle a quien imita el sonido de su canto. Así, tal como lo precisa Jesús Montoya, “si uno canta ‘currucutuuú’, él le responde de la misma manera”.

Con rasgos similares, se encuentra la Lechuza común (Tyto alba). Es un ave de color blanco y café, de unos 38 cm, que tiene un disco facial en forma de corazón. El área de distribución es en los cinco continentes. Tiene hábitos nocturnos y los sitios habituales de anidación y residencia son las construcciones altas y viejas de los cascos urbanos. A esta característica se le debe su apelativo popular de “lechuza del campanario”. Sobre este particular, don Jesús recuerda cuando, hace mucho tiempo, aquellas aves de vuelo silencioso se metían furtivamente en la Catedral de Jericó, desde arriba del campanario “por cualquier huequito” para ‘robarse’ el aceite de las lámparas. “Se embuchaban bien y volvían y salían”.

 

Otros mensajeros

En este mismo grupo de aves que, con su presencia “avizoran eventos futuros” se encuentra la Gallina ciega (Nyctidromus albicollis). Es de tamaño mediano (22– 28 cm), cola muy larga, alas largas con la punta redondeada, es el chotacabras (creencia equivocada de que chupan la leche de las cabras [chotar significa mamar]) común de los caminos rurales. Es de color grisáceo, negro y blanco entreverado, y leonado por encima, picos o patas fuscos (oscuros); su vuelo es errático y a corta altura. La especie se extiende desde Argentina hasta Texas (E.U.) y su hábitat es de bosques tropicales y subtropicales, manglares, matorrales, pastizales y plantaciones hasta una altura de 1,600 msnm. Por lo general, se la puede divisar cuando llega la noche o al amanecer. Martín Emilio afirma que si a estas horas el viajero la percibe claramente es señal de mala suerte. Sin embargo, Jesús Montoya dice que el único “misterio” que tiene aquella ave es el anunciar la llegada de la Semana Santa, pues canta únicamente en tiempo de Cuaresma.

Esta ambigüedad en las apreciaciones también está vigente en otras especies, por ejemplo, el Gallo común (Gallus gallus domesticus). Para don Leonardo, “un gallo que cante después de las seis de la tarde ya eso tiene su agüero”, sin importar si el ave es de cualquier color (colorado, saraviado o negro). “Con tal de que cante después de las seis de la tarde” y que sea criolla porque “el fino canta a cualquier hora”, ahí ya se intuye un misterioso presagio. Agrega que el criollo ya ni canta a las cinco de la mañana; aunque antes cantaba sagradamente a esa hora, lo que lo atribuye a que “ya estamos en un mundo moderno”. Para Martín Emilio, “el gallo tiene el misterio que cuando canta a las 12:00 trae mala suerte y lo llaman el ‘Gallo de la Pasión’. Dicen que siempre anuncia peligro o que va a faltar alguna persona”. En sentido contrario, Jesús Montoya cree que “el gallo es un animal bendito, viene desde la pasión de Nuestro Señor Jesucristo; cuando negaron a Nuestro Señor cantó el gallo y ahí los hizo quedar mal. Eso sí ocurrió en la vida de Nuestro Señor”.

Y así como el gallo, también está el buitre negro americano, zopilote o jote de cabeza negra (Coragyps atratus), denominado chulo, golero o gallinazo (en Colombia y Perú), como una figura que cobra un doble sentido para los habitantes de esta subregión antioqueña. Se extiende desde el sur de los Estados Unidos hasta el sur de Suramérica. De unos 60 cm de largo, tiene la cabeza y el cuello grises y desprovistas de plumaje, posee una envergadura de alas de 1,67 m, plumaje negro uniforme, pico corto y en forma de gancho. Es carroñero, pero también consume huevos y animales recién nacidos; en lugares poblados por el hombre, se alimenta en basureros. Encuentra su alimento usando su aguda vista o siguiendo a otros buitres que poseen un buen sentido del olfato.

Comúnmente se lo ve en los basureros, pero en ocasiones puede apreciarse posado en el techo de las cárceles. Allí se tiene el agüero, dice Leonardo, de que “cuando usted ve un gallinazo parado en todo el caballete de la cárcel, es que sale una persona o va a entrar otra… Yo sé porque yo estuve allá”. Este mismo augur lo confirma la señora María de los Ángeles Palacio, esposa de Luis Arcadio Molina, al decir que “si el gallinazo está con la cabeza para la calle, es porque el preso va a salir, y si no es que va a entrar”. De igual manera, el gallinazo, tal como las especies antes nombradas, se encuentra ligado a los relatos que confirman una experiencia alrededor de la muerte. Cuenta Uriel Antonio Montoya que un gallinazo asentado en la cruz de su casa anunció la muerte, en 1979, de María del Carmen Jiménez.

En la memoria de esta población también existen aves que adquieren propiedades humanas. Mario Jaramillo, jericoano de 63 años, cuenta que hace unos 20 años un sinsonte tropical, cenzontle tropical o paraulata llanera (Mimus gilvus) pasó por la casa de su tío Libardo Jaramillo. En ese instante, la familia se encontraba reunida; en pleno evento, “el pajarito fue cayendo muerto”. Al otro día, Libardo, quien en ese entonces tenía 65 años, se infartó, pero días más tarde se recuperó y su sorprendente recuperación fue atribuida al hecho de que el ave había asumido la muerte del dueño de la casa.  

De otra parte, no sobra anotar que el sinsonte tropical, un pájaro de unos 25 cm, de color gris y negro, es muy apetecido como animal doméstico por su capacidad de imitar cantos y silbidos de otros pájaros y melodías que les son enseñadas por sus dueños. Ahí se da otro intercambio entre humanos y aves, pues muchas personas se dedican a enseñarle palabras y tonadas. Y en esta transmisión de la facultad del habla, también ocupa un lugar preponderante el Pinche o Afrechero (Zonotrichia capensis), un ave pequeña de 14 cm, de color café entreverado, con dos franjas negras sobre gris y blanco con una pequeña cresta en la cabeza (en los machos). Habita alrededor de las casas del casco urbano y de las veredas. De este pequeño pájaro los habitantes del municipio afirman que “tiene un misterio, y es que dicen que cuando hay un niño que está duro para hablar, le meten el piquito del Pinche en la lengüita para que lo muerda y creo que así el niño empieza a hablar ligero”.

De igual manera, también figuran las aves que advierten sobre cambio en el clima de la zona. El ya mencionado Currucutú se halla en esta clasificación, pero también aparecen aquí las golondrinas y la aguililla. A las golondrinas, sobre todo a las de color blanco y negro (Pygochelidon cyanoleuca) se les asigna la facultad de traer “el invierno y traer el verano”. Dice Juan Camilo Sepúlveda, un pajarero reconocido del pueblo, que cuando “se amontonan muy seguido es que va a llover”. A su vez, la Aguililla o Vencejo (Streptoprocne rutila), tal como lo afirma Uriel Montoya, también sirve para avizorar eventos meteorológicos. Tanto es así que ellas “son las mensajeras del invierno. Son negras, grandes y vuelan en la noche. O cuando salen en la tardecita, cuando está nubado, es porque va a hacer tempestad”. De esta manera las aves que revolotean por los campos y las casas de Jericó han brindado referentes de capital importancia para entender y actuar frente a diferentes aspectos de la existencia diaria como la muerte, el aviso de noticias buenas o malas, el clima, la enfermedad o la suerte. Todos estos significados integran una valiosa parte de una tradición cultural que aún pervive y que seguirá vigente hasta que la magia de la palabra contada siga siendo invitada de honor a las tertulias cotidianas de los habitantes de aquella población.

País de aves

Colombia es el país con el mayor número de especies de aves en el mundo. Con cerca de 2.000 reportadas en 2012, este patrimonio biológico es uno de los más grandes del planeta y se constituye en una de las mayores riquezas de la biodiversidad de nuestro país. Las montañas andinas de Colombia albergan gran cantidad de aquellas aladas criaturas; los últimos registros indican que en los piedemontes, mesetas y cumbres habitan alrededor de 800 especies que encuentran en sus variados ecosistemas grandes alternativas de refugio, alimentación y reproducción. El Suroeste antioqueño se enmarca entre la parte oriental de la Cordillera Occidental de los Andes y la parte occidental de la Cordillera Central que forma el cañón del río Cauca. Esta región posee distintos pisos térmicos. En pocos kilómetros es posible ir del frío al calor y de una altura a otra, lo cual posibilita la existencia de diversas especies de aves en extensiones cortas de territorio. Y, precisamente, en esta región geográfica es donde se ubica Jericó, municipio con una extensión de 193 km2, de los cuales 191,8 km2 pertenecen al área rural; el casco urbano se halla a 1.950 m.s.n.m.

 

Santa Fe de Antioquia | Una tierra dulce

Es conocido por ser uno de los municipios con más carga histórica en Colombia, pues su fundación data desde los tiempos de la Conquista española entre 1537 y 1600. Se le conoce como Ciudad Madre por haber sido uno de los primeros lugares que emprendió la construcción de una serie de bienes y servicios tales como: la primera sede episcopal, una parroquia estable, colegio, hospital, seminario, catedral, basílica menor y centro de historia; algunos de estos edificios aún se conservan y hacen de Santa Fe de Antioquia un lugar en el que se viaja a través del tiempo y la historia de Colombia.

Con una altitud de 550 m.s.n.m., cuenta con un clima que oscila entre los 25°C y los 28°C. Su economía se basa principalmente en la agricultura y el turismo por lo que hay una gran oferta de productos típicos como lo son el café, el maíz, el frijol; además de una gran cantidad de frutas características del clima cálido de la región. El mayor atractivo de este municipio se da en torno a temas arquitectónicos y culturales.

 Ruta Medellín – Santa Fe de Antioquia

Ruta Medellín - Santa Fe de Antioquia
Ruta Medellín – Santa Fe de Antioquia

Gastronomía

Santa Fe de Antioquia es una tierra frutal. El tamarindo y el pistacho son frutos escasos que se cultivan allí. Esto ha hecho que se mantenga una tradición culinaria alrededor de los dulces frutales y de otras frutas como toronja, mamey, icaco, mango y ciruela.

Los tamales, que son típicos en muchas regiones del país, en este municipio tienen la particularidad de un tamaño pequeño y una preparación con hogao y masa hecha con naranja agria y chicharrón molido. Además de este alimento, el plato típico es la bandeja paisa, acompañada de mazamorra pilada y morcilla.

 

¿Dónde hospedarse?

Hotel Mariscal Robledo | Calle 10 No.9-70

Este hotel de estilo colonial dispone de un jardín tropical con piscina, habitaciones amplias, aire acondicionado y se encuentra en el centro histórico del municipio. Tiene más de 70 años y ha sido testigo de la historia de Antioquia. Abrió sus puertas en 1946 y desde entonces sus huéspedes se han vuelto cronistas viajeros que comparten allí las historias que llevan consigo. Desde 2010, el hotel ha realizado un proceso de restauración y ahora ofrece habitaciones renovadas para la comodidad del huésped, además de espacios colmados de objetos que evocan otros tiempos.

Hostería Tonusco Campestre | Calle 7 con Carrera 7. Barranca 1 El Guali

La Hostería Tonusco Campestre cuenta con 34 cabañas rodeadas de vegetación abundante propicias para el descanso, la recreación y el disfrute en familia. Su ubicación está cerca al río Tonusco y 4 cuadras del parque principal. Además admite mascotas y ofrece wi-fi gratuita y restaurante. Cuenta con piscina al aire libre abierta todo el año, centro de spa y bar.

 

 

¿Dónde tomarse un buen café?

Café Canelo | Hotel Mariscal Robledo. Local 6

Este hermoso lugar, enmarcado por enredaderas en su entrada y un diseño de galería, ofrece una carta de bebidas basadas en el café. Son siete métodos de preparación de este producto que impulsa el consumo de cafés tradicionales. Además se pueden encontrar otras elaboraciones como malteadas, repostería y chocolates.

Café Memorias | Carrera 10 No. 10- 55 Barrio centro

El Café Memorias es un café azul que tiene aroma a café, finas hierbas, el dulce de los rollos de canela y lo refrescante del limón. Es un lugar propicio para la lectura.  Ofrece sodas artesanales, frappres y muchas más bebidas frías como cócteles además de postre Napoleón, torta de zanahoria, waffles salados con jamón y queso o waffles dulces con fruta, helado y sirope de chocolate.

 

¿Dónde desayunar?

Desayuno Santa Fe de Antioquia

Restaurante, Bar y Piscinas Don Roberto | Calle 10 No.7-37, a cuadra y media del parque principal 

Este lugar rodeado de plantas, máquinas de escribir, de moler y de coser y papel de colgadura. Aquí se comparten experiencias de la cocina criolla, con recetas de las abuelas y el sabor de la comida casera. Se trata de una gran casona tradicional antioqueña que además cuenta con una piscina  para menguar el calor de los visitantes.

 

¿Dónde almorzar?

Almuerzo Santa Fe de Antioquia

Portón del Parque | Calle 10 No 11-03. Calle del Medio

Portón del Parque ofrece una carta de pastas, carnes, típicos, pescados, pollos, postres, jugos y livores además de un espacio que asemeja una inmensa galería de pinturas para contemplar.

Restaurante Bar Jumaye. Comida de mar | Centro Comercial La Contaduría en el parque principal

Es un restaurante que ofrece comida de mar: entradas frías, ceviches tipo peruano, entradas calientes, pataconcitos, arepitas gratinadas, langostinos, cazuela de mariscos, trucha, mariscos, bagre, filete de salmón o dorado, filete de róbalo, pollo, postres, cócteles, vinos y licores nacionales e importados.

 

¿Dónde cenar?

Cena Santa Fe de Antioquia

Restaurante Bar La Comedia | Calle 11 No. 8-03

Este restaurante es un lugar que alberga una amplia variedad de experiencias, desde cocina: comida criolla internacional, vinos, tapas y cocteles hasta una interesante programación artística de cine, recitales musicales y exposiciones de las artes gráficas. Además exhibe productos locales de diseño y filigrana.

Sabor Español | Calle 10 No. 12-26 

Este lugar invita a disfrutar de la gastronomía española en un ambiente colonial alrededor de sabores mediterráneos. Allí podrán encontrar siete clases de paella, tortillas, carnes, salteados de ternera, pinchos y entradas de calamares y camarones.

 

Dulces o postres tradicionales

Son típicos los dulces de tamarindo, achiras, obleas, panderitos, cocadas, bocadillos y otras delicias.

Delicias de la Chinca | Parque de la Chinca y Parque Principal 

Ofrece una variedad de productos de heladería, comidas rápidas y jugos.

 

Museos

Museo Juan del Corral | Calle de la Amargura 11 No. 9 – 77

El Museo Juan del Corral es la joya de Santa fe de Antioquia. Está lleno de historia y de piezas tan únicas como la mesa de la firma del acta de la independencia de Antioquia. Su colección es de 496 piezas entre las que se encuentran documentos, obras de arte colonial, piezas arqueológicas, elementos de carácter histórico y otros de usos y costumbres, además de herramientas variadas. Cuenta con siete salas: Prehistoria y Conquista; la de Colonia; la de Independencia, su espacio de mayor énfasis; de República, dos salas, con los espacios correspondientes a alcoba y comedor.

Museo de arte religioso Monseñor Toro | Junto a la Iglesia de  Santa Ana o Santa Bárbara

Fue fundado en el año 1969, ocupa una antigua parte del colegio de los Jesuitas. Tiene la colección de arte religioso más grande del departamento, y la tercera en importancia del país. Recientemente inauguró la Sala santa Fe Colonial I que reúne las piezas que evocan los primeros años de existencia de nuestra ciudad y la valiosa colección de platería del museo.

 

Caminatas ecológicas y deportes extremos

Información tomada de http://www.misantafedeantioquia.com

Santa Fe de Antioquia es un atractivo no solo por sus hermosos paisajes e historia, También es atractivo para practicar deportes extremos como: rafting, paintball y parapente.

 

Sendereo María Centeno | Carretera que conduce al mar kilómetro 3 

Este sendero actualmente es de arrieros. Allí se realizan actividades turísticas tanto con los arrieros como con los caminantes, donde se disfruta de un bello paisaje y se practica el turismo ecológico.

Río Tonusco (balneario) | Vereda El Espinal  (Tonusco). A 2 km de la cabecera municipal

Este río tiene charcos naturales donde la comunidad realiza  “paseos  de olla”. Cada 6 de enero se realizan concursos de sancocho con grupos musicales y emisoras que van hasta el sitio. Este lugar es muy apropiado para la practicar el agroturismo y disfrutar del paisaje.

El sendero de la Sapera | Vía al mar. A 2 km de la cabecera municipal

Este sendero tiene un camino antiguo. Se realizan actividades con grupos de caminantes para recordar el paso de los ancestros.

El túnel de Juan Blanco | Vereda el Espinal 

Construido a finales del siglo pasado, en noviembre de 1.930,  cuyo fin era pasar el agua del río Tonusco a una acequia,  por debajo de la montaña para riego de un sector de la hacienda Juan Blanco y lograr una buena producción.

Volcán de La Sapera | A 10 Km de la cabecera municipal

Reserva ecológica, sirve para hacer ecoturismo a 10 kilómetros de la ciudad por la antigua carretera al mar.

Salto del Chocho  o de  Sabanas | A 35 Km de la cabecera municipal

Reserva ecológica, ubicada a 3 horas de la ciudad, en vehículo por carretera destapada, más 2 horas por camino de herradura, por la vía a Caicedo. Allí existe además  una caída de agua donde se disfruta de un bello paisaje y se puede practicar el turismo de aventura. El acceso al lugar es difícil y poco concurrido.

Quebrada La Noque | A 20 Km de la cabecera municipal

A esta quebrada se desplazan las familias para realizar actividades deportivas, paseos de olla. Se caracteriza por sus aguas muy frías y albergar espacio para el campismo.

2222