¿Cómo mantener la escuela abierta durante la cuarentena?

Educación en cuarentena Laura Ospina Jacom La Revista

Cerca del 47% de viviendas en Antioquia no cuentan con acceso internet, según datos del Censo Nacional de Población y Vivienda del 2018 en Colombia. Solo 12 de los 125 municipios del departamento cuenta con una cobertura superior al 50% y más de la mitad de los municipios cuenta con una cobertura inferior al 20%. Por eso nos preguntamos por las posibilidades reales de participación en procesos formativos desplegados en entornos digitales.  

¿Cuáles son los retos en educación que deben asumir las instituciones, los padres y las madres de familia, los educadores y los medios de comunicación en tiempos de cuarentena? El gobierno nacional colombiano ha decretado una serie de extensiones del aislamiento preventivo para hacer frente a la pandemia por Covid-19 y con ello el aplazamiento del regreso a clases presenciales de colegios y universidades. 

En este video, el profesor Fernando Zapata responde a algunos de estos interrogantes y nos entrega una serie de reflexiones acerca de las estrategias alternativas tanto desde los dispositivos tecnológicos como desde los currículos para pensarse la educación en casa y mantener la escuela abierta.  

Fernando Zapata es docente e investigador de la Universidad de Antioquia, sus áreas del conocimiento son hipermedia, modelos de aprendizaje para la formación en entornos digitales, tecnologías de la información y la comunicación en contextos rurales y de marginalidad social y económica.

Por
Lina Gómez Henao, comunicadora social-periodista y magíster en historia de la ciencia y comunicación científica
Laura Ospina Montoya, periodista e ilustradora

 

Pandemia

Jaime Hincapié Opinión Jacom La Revista

Este ejercicio de suposición transita explicaciones, preguntas, críticas y rodeos a la pandemia a través de la mirada de un científico escritor. 

 

Por Jaime Alejandro Hincapié García
Químico farmacéutico
Magíster en farmacología clínica
Profesor de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Alimentarias de la Universidad de Antioquia

Cada uno tiene su propia versión de la pandemia. Las versiones tienen, casi todas, un esqueleto común: la pandemia se divide en causas, vivencias y consecuencias. Y la respuesta a cada una de esas divisiones será un resultado muy particular, atribuible a las creencias y los nexos de cada individuo.

Intentemos un ejercicio: supongamos algunas versiones de la pandemia de unos grupos de individuos creados artificialmente.

Empecemos por las causas. Hay quienes creen que la pandemia tiene un conjunto de causas conspirativas y políticas. Sin dudarlo, le atribuyen la causa a algún gobierno que tiene un laboratorio genético subterráneo donde ejecutan sus planes maléficos para enfermar al mundo. Como se puede sospechar, algunos de este grupo pueden ser esos líderes peligrosos y xenófobos que necesitan un enemigo para mantener su popularidad patriarcal, cimentada en el «yo te defiendo de aquellos, nuestros enemigos». Hay otros, más arraigados en sus creencias espirituales, que le atribuyen la pandemia a una fuerza superior: es dios, la naturaleza, la Pachamama, o son las fuerzas mágicas del universo las que nos tienen hoy en estas. Pareciera una visión poco creíble para los racionalistas. Buscar la causa en el más allá suele ser una salida fácil, especialmente si queremos un consuelo rápido: «si dios nos mandó esto, pues dios nos lo va a quitar. Si es la naturaleza la que nos pone a prueba por haberla retado, todo esto pasará cuando nos decidamos a controlar el consumo y a contaminar menos». Es simple, a veces necesario. Por otro lado, están los que siempre tienen una explicación —o buscan una explicación—, los científicos —o los que tienen vocación científica—, quienes coinciden en que la causa de este problema es, a secas, un virus zoonótico —un virus que infecta un animal y que después enferma a los humanos— que entra a las células del pulmón, provoca neumonía y es altamente virulento: «es una enfermedad muy contagiosa. Hay que aplanar la curva».

Más adelante, explorando el esqueleto de las versiones, están las vivencias. Y de estas tantas como humanos sobre la tierra. Si se le pregunta a cualquier persona por su emoción —¿qué sientes ahora? — el abanico de respuestas sería enorme. Haciendo una reducción, para lograr completar el mensaje, se podría decir que hay muchos viviendo y fluctuando entre el miedo y la esperanza. Movidos por el miedo se protegen y a la sombra de la esperanza se quedan inmóviles. Este miedo que se filtra por debajo de las puertas y las ventanas es abstracto y difícil de entender. Hace unos días, hablando con un profesor que admiro mucho, terminamos la conversación con el siguiente juego de palabras: —Esperemos que el miedo ayude a fortalecer el sistema de salud, antes de que nos “muramos de miedo”— le dije, a lo que él respondió: —O hasta que nos maten en medio del miedo—. Pues este miedo abstracto, invisible por lo microscópico, está transformando la sociedad. A ciertas personas la vivencia se les ha transformado en un pensamiento más claro; han superado el miedo y viven aceptando la incertidumbre, creciendo, entendiendo que sobre esta situación no hay control que valga y que hay que vivir en el presente con un propósito, idealmente ayudando a otros. Por su parte, hay quienes —en especial políticos y tomadores de decisiones—están viviendo como actores de los libros de historia que se escribirán dentro de algunos años. Se saben protagonistas con sus decisiones y actúan para su propio poder y vanagloria. Empujados por su ego van dando declaraciones y viviendo la situación a través del filtro de un cálculo minucioso: «cuánto gano, cuánto pierdo con cada decisión». De estos mismos, algunos, con un pensamiento diferente, han conseguido entender su rol, han destruido el yo y han construido puentes que intentan disminuir el dolor de aquellos a quienes dirigen. Y, por último, los científicos, viven a través de las hojas de datos. Con un lenguaje cifrado, que sirve mucho para conversar entre científicos, pero poco para hablarle a la sociedad, van midiendo: número de infectados, número de muertos, número de pacientes graves, número de moléculas que pueden servir como vacuna o como tratamiento. Y así, como en los casos anteriores, algunos han logrado modificar sus formas clásicas de aproximarse a la situación y han entendido que la sociedad requiere información y humanidad. La ciencia ha bajado un poco su lenguaje esotérico y ha conseguido llegar a muchas personas, de todas las clases, lenguajes y culturas. La ciencia como antídoto del azar y del miedo. Pero, a pesar de ello, aunque estemos viviendo la época más avanzada en la historia de la medicina, nos dimos cuenta de que nos falta mucho, que el camino es largo y lo peor es que no sabemos en qué parte de la ruta estamos.

Finalmente, la versión de la pandemia termina en una especulación de las consecuencias. Y acá viene una palabreja muy útil en estos días: incertidumbre. Según el subgrupo que simulemos las consecuencias se proyectarán y ahí empezará el trabajo adivinatorio. Por ejemplo, tendrán en mente los millones de dólares en deudas, los millones de personas desempleadas o los millones de pérdidas para la economía. Otros se interesarán por saber si esta cuarentena será la última y si podremos salir a caminar otra vez como antes, o será que la vida cambiará, aunque sea un poco. Quizás, para otros, se estimará cuantas vidas se pierdan en el camino y cuanto de todo esto quede como aprendizajes para la ciencia, para la próxima vez que tengamos una pandemia.

Al final de este ejercicio vale la pena pensar que de esos subgrupos que he creado artificialmente —los ciudadanos, los científicos, los políticos— no siempre pertenecemos a uno solo; es decir, no somos o los unos o los otros, sino que casi siempre somos los unos y los otros. Por eso y por la humildad que nos tiene que asistir al enterarnos de que nos falta tanto por aprender y que es poco lo que tenemos bajo control, florece la imperativa necesidad de cohesión social, de trabajar los unos por los otros, de asimilar el riesgo individual y el riesgo colectivo para garantizar la vida. Emerge la urgencia de valorar los esfuerzos y las benditas desgracias del otro. Y entonces, así, llegamos a una conclusión casi tautológica, la frase de cajón, porque resulta que sí es verdad que «juntos somos más fuertes».

Infusiones para la calma

Portada infusiones para la calama Laura Ospina

Si algo ha hecho este tiempo de detenimiento y regreso a lo más simple es ponernos a pensar en formas para estar en sintonía con la naturaleza. Escucharla, entenderla y acomodar nuestras costumbres para habitarla mejor será para muchos el resultado directo de este momento; en ese camino llegará también la certeza de saber que la naturaleza juega a nuestro favor, a tal punto de tener en su repertorio infinito plantas que crecen dispuestas a aportarnos algo de calma. Una infusión de cualquiera de las siguientes hierbas y aromáticas pueden ayudarnos a respirar mejor y a volver el cuerpo un territorio apacible. 

Por Andrea Uribe Yepes | Ilustración: Laura Ospina Montoya

 

Valeriana Laura Ospina

Valeriana

Es una de las hierbas más usadas para lograr efectos calmantes y tranquilizadores, sobre todo porque contribuye a la estabilización del ritmo cardiaco. Algunas personas la consumen para tratar el insomnio, la depresión, algunos temblores y la hiperactividad. La infusión de valeriana se hace con su raíz y es recomendable que el agua esté a 100 grados centígrados.

 

Mazanilla Laura Ospina

Manzanilla

La manzanilla, que originalmente se encontraba en los Balcanes y algunas zonas de África y Asia, es una de las plantas aromáticas que más siglos lleva siendo consumida como infusión. Además de ayudar con la digestión, ser utilizada para controlar la diabetes y reducir los dolores menstruales, la manzanilla tiene efectos sedantes que contribuyen a disminuir el estrés y la ansiedad y ayuda a conciliar el sueño. En los climas cálidos crece mejor.

 

Lavanda Laura Ospina

Lavanda

La lavanda es una planta versátil. En algunas casas se usa para la ornamentación, las industrias de la perfumería y la cosmética la tienen muy presente y a su infusión, que se hace sumergiendo flores secas en agua caliente, se le atribuyen propiedades relajantes, analgésicas y antidepresivas. Hay quienes la utilizan para mejorar la calidad del sueño. 

 

Cidrón Laura Ospina

Cidrón

El cidrón crece espontáneamente en los climas fríos de América del Sur, aunque también es cultivada en el sur de Europa y el norte de África. Se ha usado para los resfriados, los cólicos, la fiebre pero también es bastante conocido por ayudar a calmar la ansiedad y tener efectos sedantes.

 

Torongil Laura Ospina

Toronjil

El toronjil es conocido también como hoja de limón o melisa. Entre las propiedades por las que más se le reconoce está la de ayudar a mejorar la memoria y la concentración, aliviar dolores de cabeza y contribuir al buen sueño. Es apta para ser cultivada en casa tanto en interiores como en exteriores, lo único que necesita son algunas horas de sol diariamente. 

 

 

Romero Laura Ospina

Romero

Es una planta originaria de la región del mediterráneo y es muy usada como ingrediente para sazonar en la cocina. Su infusión, que se prepara normalmente con hojas secas y agua, es empleada para combatir problemas digestivos, pero también el cansancio mental y el estrés. Algunas personas utilizan la infusión fría para lavarse el cabello y prevenir la calvicie. 

 

Jazmín Laura Ospina

Jazmín

La infusión de jazmín, que puede hacerse tanto con la hoja como con las flores, ha sido consumida por siglos en el sudeste de Asia, sobre todo mezclado con té verde. El aroma de jazmín produce un efecto sedante, lo que ayuda a conciliar el sueño, a mantener controlada la actividad nerviosa y a alcanzar estados de relajación que disminuyen el estrés.

 

2222